Conflicto Arabe-Israelí

Desde tiempos muy remotos se puede identificar los conflictos que han sostenido hasta nuestros tiempos árabes (musulmanes, islámicos, palestinos) y judíos  (hebreos, israelitas, semitas, sionistas). Es importante mencionar que éstos surgieron a raíz de la inconformidad de los judíos, ya que encima de haber sufrido persecuciones y graves atentados, nunca habían poseído un territorio propio, sino que estaban esparcidos por todo el mundo.

 

Con el paso del tiempo decidieron crear un Estado exclusivo para su comunidad, tomaron en cuenta ciertos territorios para habitarlos, hasta que eligieron uno: Palestina, debido a que consideraban que era una herencia de sus ancestros.

 

Además Inglaterra y Estados Unidos fueron quienes tomaron la decisión final de establecerlos en dichos territorios con ayuda de la Organización de las Naciones Unidas, con el fin de “restablecer” la paz y evitar la discriminación y represión de la cual era objeto el pueblo judío.

Cabe mencionar que el apoyo que emitió Estados Unidos tuvo como objetivo contar con un territorio estratégico en cuestiones políticas, económicas y sociales.

 

Inglaterra se retiro del pueblo palestino bajo el argumento de que era difícil conciliar la paz ya que las agresiones entre ambos pueblos eran devastadoras. Por lo tanto relegó la responsabilidad a Naciones Unidas quien a través de la Asamblea General Plenaria llegó a la resolución del conflicto, dividiendo el territorio en dos partes casi equitativas, dándole al pueblo Judío el 55% que incluía el desierto del Neguev, mismo que ocupa el 45% de Israel, haciendo pretender de este modo que se favorecía al pueblo palestino; sin embargo la Liga de Estados Árabes se dio cuenta de la desigualdad que se le había impuesto al pueblo palestino, negándose a aceptar la resolución de las Naciones Unidas.

Con este suceso los pueblos entraron en conflicto permanente, no sólo por el territorio pues a la problemática se le aunaba la conquista religiosa debido a que los palestinos ya no eran en su mayoría seguidores del Judaísmo sino del Islam. En resumen se estaba violando la soberanía nacional.

Así que fue inevitable que estallara un conflicto de carácter bélico, la primera guerra trae como consecuencia la consolidación del poder israelí y el éxodo de 600000 palestinos; en la segunda guerra el presidente egipcio Nasser nacionaliza el canal de Suez, el cual se reapertura con la participación de Estados Unidos, la U.R.S.S. y la ONU.

Posteriormente en 1964 se crea la Organización para la Liberación Palestina (OLP), misma que es reconocida por la ONU diez años más tarde.

La Guerra de Líbano es importante mencionarla pues con ella se pretendía expulsar del Líbano a los palestinos y no sólo por eso sino porque a consecuencia de ésta se destrozó la economía del país.

El conflicto árabe-israelí ha traído consigo una ola de tragedias impresionantes, el pueblo palestino es quien más se ha visto afectado; pues lejos de ser apoyado, Israel y sus aliados lo han hundido cada vez más; incluso la opinión pública nos hace ver que Palestina es un pueblo conflictivo, cuna del terrorismo, entre otros argumentos que sólo han servido para desprestigiar a una comunidad a la cual le ha sido arrebatado su territorio, y que no sólo ha experimentado una conquista militar, sino cultural, política e incluso espiritual.

El pueblo judío quizá se ha olvidado del holocausto, en donde ellos eran perseguidos y masacrados por los nazis, ahora ellos repiten la historia pero se quitan la careta de víctimas para convertirse en victimarios.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: